h1

Presidentes Municipales

h)   Presidentes Municipales 

La erección del Municipio de San Juan Bautista del Teúl, se hizo en el año de 1824 y a partir de éste, comienza la sucesión  ininterrumpida de Presidentes Municipales, que han venido a ser, en mayor o menor grado, factores del desarrollo en la vida del pueblo.

A partir de marzo de 1867, 43 años después de erigido el Municipio, se abre el Registro Civil de nacimientos y defunciones. Por el asiento de las actas respectivas, se tiene constancia de los Presidentes Municipales a partir de ésta fecha. De los años anteriores, no hay ninguna constancia, escrito, ni documento, que sirva para saber quién fue el primer Alcalde del Teúl y quiénes le sucedieron hasta la fecha expresada. Queda de ésta manera, un vacío de 43 años, que será muy difícil llenar.

Probablemente, hubo documentación municipal, referente a actas de cabildo, movimiento económico, decretos y ordenamientos del gobierno de Zacatecas. Todo fue quemado, en los violentos ataques, que recibió el pueblo, por parte de los Liberales, en la Guerra de Rojas, que ensangrentaron la población. Por éste motivo, aparte de los libros del Registro Civil, que se han mencionado, no hay ninguna otra información, documento, ni archivo municipal, sino de los años del 30 o del 34 hacia delante.

Muy interesante la lista de los Presidentes a partir de 1867, pudiéndose advertir, que no hay un período fijo de gobierno, pues unos aparecen en el mando un año, dos y hasta tres, como Don Reinaldo Arellano, Presidente Municipal de1904 a1908. No consiga la lista, por lo demás, el caso de los Presidentes Interinos, dato que habría sido muy interesante, en determinados movimientos de la vida del Teúl, como en el caso de la Fiebre Española, en 1918, año que registró, según lo cuenta Don Indalecio Chávez, hasta ocho suplencias o interinatos, porque al caer víctimas de la enfermedad, iban pasándose el mando, unos a otros.

La siguiente relación, está tomada, de las firmas que aparecen en los libros del Registro Civil y corresponde aproximadamente a los nombres, en las fechas que se dan, sin que pueda precisarse, cuándo unos tienen calidad de sustitutos y cuándo otros son titulares del poder Municipal:

  • 1867   Cirilo Flores
  • 1869   Ignacio Márquez
  • 1870   Francisco Robles
  • 1871   Pablo Sandoval
  • 1873   Brígido Rivas
  • 1875   Francisco Mercado
  • 1876   Taidé García
  • 1877   Telésforo Arellano
  • 1878   Braulio Sandoval
  • 1880   Catarino Pérez
  • 1881   Luis V. Campos
  • 1883   Remigio Álvarez
  • 1884   Marcos Pérez
  • 1885   Jesús Mercado
  • 1886   Ismael Varela
  • 1887   Luis V. Kegel
  • 1888   Esteban Mercado
  • 1889   Juan María Castañeda
  • 1891   Pedro Domínguez
  • 1893   Ignacio Álvarez
  • 1894   Catarino Pérez
  • 1897   Francisco Varela
  • 1898   Ismael Varela
  • 1899   Francisco Varela
  • 1901   Antonio Ramírez Correa
  • 1902   Catarino Pérez
  • 1904   Reinaldo Arellano
  • 1908   Francisco Varela
  • 1909   Emilio Varela Robles
  • 1911   Vicente González

Personalidades de aquel tiempo, hombres que guiaban los destinos del pueblo. Podrán ser identificados fácilmente, en el grupo: Crescencio Correa, Eduardo Villegas, Amado Castañeda, Isaac Magallanes, Juan González Sánchez, Alfonso Varela, Jesús Guzmán, Enrique Varela, Ramiro Temblador, Roque Varela.

El anterior, fue el último Presidente de la época Porfiriana, obligado a huir del pueblo al estallar el movimiento revolucionario, cuando se hizo cargo de la Presidencia Municipal el Sr. Manuel Correa, primer Presidente Revolucionario, quien a los pocos días, tuvo que escapar, amenazado por la contra-ofensiva revolucionaria. Siguieron después:

  • 1912   Filiberto Alatorre
  • 1913   Manuel Correa
  • 1915   Filiberto Alatorre
  • 1917   Eufrasio Castañeda

A partir de Don Eufrasio, presenta Don Indalecio Chávez Luna, la siguiente relación de Presidentes Municipales, basado en la intervención, que tuvo en diferentes cargos en el ayuntamiento y en los recuerdos vivos, que guarda; fueron ellos:

  • Taidé García
  • Benjamín Robles Mercado
  • José María García
  • Félix Berumen
  • Ignacio Berumen M.
  • José A. Berumen
  • Ignacio Robles Bobadilla

Don Indalecio Chávez Luna, identificado profundamente en la vida del pueblo, en lo social, en lo comercial y desde luego, en la administración municipal. Sus relatos, llenos de sabor, son parte sustancial de este trabajo.

Hacia 1918 viene la Epidemia Española que, de acuerdo a los datos que aporta Don Indalecio, comenzó la primera decena de febrero, del siguiente año.

Durante estos escasos cuatro meses, por razón de la Influenza y el contagio, que fueron padeciendo sucesivamente, quienes iban a hacerse cargo de la Autoridad Municipal, cita Don Indalecio Chávez, los siguientes nombres, sin precisar los días de su mandato. A propósito, aclara que entonces, el Ayuntamiento se componía, de diez Regidores Propietarios y diez Suplentes, con dos Síndicos, Primero y Segundo.

Los Presidentes Interinos de ese período fueron:

  • Indalecio Chávez Luna
  • Fernando Caloca
  • Sotero Muñoz
  • Catarino Muñoz
  • Basilio Muñoz
  • Juan Varela Sánchez
  • Gabino Miramontes.

Pasado ese período, siguió el gobierno constitucional; como Presidente Municipal en 1919, el Sr. Eduardo Villegas, quien convocó a elecciones, por haberse terminado el Ayuntamiento, resultando electo para 1920, el señor Isaac Magallanes. Éste ayuntamiento, con el número de Regidores y Síndicos, que se dijo anteriormente, duró hasta 1921. Continuaron luego, en:

  • 1922   Indalecio Chávez Luna
  • 1924   Carlos Pinto
  • 1925   Manuel López
  • 1926   Adrián Antillón
  • 1927   Francisco Sandoval Román

Como por el día 2 de febrero de 1928, recuerda Don Indalecio Chávez, los Revolucionarios Cristeros, asaltaron la población, defendida por un grupo de vecinos, a los que se unió el grupo de agraristas de San Lucas. La defensa del lugar, pudo estar compuesta por unos 150 hombres, al mando de Don Magdaleno Llamas, que en el asalto, perdieron la vida, Don José María García y Don Pedro Varela.

Con motivo de los acontecimientos, quedó el pueblo desolado. La mayoría de los vecinos, emigraron a Guadalajara, a las rancherías de Milpillas y anexos, a Huitzila, etc. Entonces el gobierno, destacamentó un Regimiento Federal y poco a poco, empezaron a regresar los vecinos. El pueblo quedó en condiciones desastrosas, sólo, caído, incendiado.

Los primeros comercios, que se establecieron, fueron dos “fondas”, la de Doña Lucía Miramontes y la de Doña Dionisia Cortés. Un señor, D. Pablo Garay, puso un pequeñísimo comercio, con surtido de jabón, cerillos, azúcar, sal.

Con los primeros vecinos, que volvían al pueblo hacia 1929, Don Epigmenio Sandoval propuso, la formación de un gobierno provisional, del que resultó titular: Don Ezequiel Guzmán, quien fue de los defensores del pueblo.

Luego, siguieron como sustitutos del poder municipal, Don Pedro Varela, Pedro Castañeda, Guadalupe Candelas, Cesario Sánchez. En 1930, fue elegido Presidente y Ayuntamiento Municipal, con Don Eduardo Villegas, al frente del gobierno. Después continuaron, en:

  • 1932   José Ma. González Márquez
  • 1933   Ignacio Cisneros
  • 1934   Manuel Acosta
  • 1935   Alfonso Alatorre
  • 1936   Ignacio Cisneros
  • 1937   Ramón Robles
  • 1938   Benjamín Espinosa
  • 1939   Manuel Ramírez
  • 1940   Indalecio Chávez
  • 1941   Encarnación Carrillo
  • 1942   Jesús Robles Sandoval
  • 1943   Benjamín Espinosa
  • 1944   Enrique G. González
  • 1946   Abraham Arellano R.
  • 1947   Ignacio Cervantes
  • 1949   Ramón Rivas
  • 1950   David Cortés
  • 1951   Alfonso Alatorre
  • 1953   Antonio Quintero
  • 1954   J. Guadalupe Carrillo
  • 1955   Amado Castañeda
  • 1956   Lorenzo Cervantes
  • 1958   Nicandro Rivas
  • 1959   Antonio Castañeda
  • 1960   Manuel Correa Alatorre
  • 1961   Otilio Martínez Chávez
  • 1962   Adalberto Larios Lamas
  • 1963   Fernando Larios Ramírez
  • 1964   Adalberto Larios Lamas
  • 1965   Leopoldo Castro
  • 1968   Raúl Espinosa García
  • 1971   Roberto González Godoy
  • 1973   Ramiro Muro González
  • 1974   Efrén Godoy Luna
  • 1977   Profa. Ma. Refugio Ríos M.

Cada uno de estos señores, realizó el papel que le tocó desempeñar, según las circunstancias históricas y  los requerimientos de su período, sin que sea posible, por no haber informes, ni documentación al respecto, dar un resumen, de las realizaciones logradas por cada uno.

Una de las mejoras importantes al pueblo, promovidas por el Ayuntamiento Municipal, a principios del siglo, fue la construcción del “quiosco”, que aparece aquí, cuando se formaba la estructura. Las fincas del contorno, las gentes, los faroles, el jardín…hay aquí muchos datos interesantes.

En visión muy apurada y general, queremos destacar brevemente, algunas de las obras más importantes, ejecutadas en los períodos de algunos de éstos Presidentes.

Se tiene noticia de que hasta 1884, no hubo oficinas municipales, fuera de dos pequeños cuartos de adobe, en la esquina Nor-Oriente de la manzana, donde están las dependencias municipales. Más allá de los dos cuartos, había el campo raso, un baldío lleno de hierba y de zanjones.

Y fue precisamente, en éste año, a iniciativa y con el trabajo del señor Marco Pérez, cuando se trazó el plano de las oficinas; se levantaron los muros, se techó y se acondicionó todo, hasta tener una Presidencia, amplia y funcional.

El pórtico, sus columnas y ático, que cierra arriba y los amplios y hermosos corredores, no fueron construidos sino hasta 1912, en el período de Don Filiberto Alatorre.

Don Indalecio Chávez, nos da razón de los trabajos, que se emprendieron en el período de su mando, para circular el nuevo panteón municipal, cuando por razón de la Fiebre Española, tuvo que habilitarse el terreno, que primero se encontró, pero sin delinear exactamente sus dimensiones. Tuvo que hacerse así, porque el panteón viejo, estaba completamente lleno de sepulturas y el elevado número de defunciones que se registraban todos los días, durante la epidemia, hacía imperioso el uso de otra extensión de terreno.

La fiebre fue en 1918, y pasaron tres años, en tanto que se rehacían las condiciones económicas y morales del vecindario, para emprender el bardado, de la enorme superficie que abarcó el panteón, obra que supuso un fuerte gasto, ciertamente por arriba de las posibilidades económicas del Ayuntamiento.

Tenemos a la vista, una reseña escrita de puño y letra de Don Indalecio, de las fiestas de toros, que se organizaron en los años 1920, 21 y 22, para construir la barda del panteón.

“La cuadrilla se componía de cinco toreros, un payaso, dos picadores y dos lazadores.

La última fiesta taurina, para la mejora indicada, fue en 1923, cuando el suscrito, desempeñaba el puesto de Presidente Municipal Titular.

El vecindario cooperó con buena voluntad, en todo lo que se le pidió: la madera, prestada; la jarcia, prestada. Se contrajo el compromiso de pagar lo que se rompiera, a razón de cinco pesos la arroba.

La construcción de la plaza, la dirigía y la administraba el Sr. Ignacio Robles Bobadilla. El Presidente, se encargó de conseguir los toros y la música, que dirigió ese último año, un señor de nombre Cruz Rubio; se componía de 16 Filarmónicos. El convite y la serenata, los daban los Músicos en forma gratuita, la música de las corridas, la cobraban al cincuenta por ciento de su precio normal.

El personal de Toreros, por su orden y según su importancia, fue el siguiente:

  1. El Sr. Eduardo Villegas, quien lo hacía muy bien, a imitación de Armillita.
  2. Don Francisco Sandoval, alias El Ratón, que desempeñaba su papel al estilo Gaona.
  3. Don Silvestre Quintero, también se lucía.
  4. Alfredo Varela, no se cruzaba de manos.
  • Payaso, Miguel Vela, “El Velita”.
  • Picadores, Aurelio Rivas Flores y Emeterio González.
  • Lazadores, Jesús Gómez y J. Luz González.
  • Jinetes, Margarito Flores y Vicente Martínez González.

El ayuntamiento nombró jueces de plaza en esta última corrida a los señores José de la Luz Rivas, Evaristo Castañeda y Mauricio Rivas.

Esta corrida dio un ingreso bruto de Ochocientos Pesos, de los cuales el sesenta por ciento se aplicó a la obra del bardado y el resto para pagar a los toreros contratados, aventureros charros que arrimaron a los toros, alimentación de éstos, curación y entrega posterior de los mismos; costo de la jarcia y madera dañada, desbaratar la plaza, acarreo y entrega de la madera a quienes la prestaron y otros gastos”.

Queremos hacer una referencia final a los antecesores de don Indalecio Chávez, persona muy estimada en el pueblo, por su educación, espíritu de servicio, cultura natural, conversación fluida y amena que aparte de los dos períodos en la presidencia, ha servido toda su vida en los puestos que le han encomendado casi todos los presidentes municipales que ha habido.

Los antecesores más lejanos de don Indalecio que pudimos localizar, fueron los señores Antonio Chávez y Juliana Ramírez; éstos, fueron papás de Isidro Chávez Jiménez, quien se casó con Doña Ramona Luna Arellano.

Sus abuelos maternos, Don Felipe Luna y Doña Antonia Arellano, proceden Heraclio, Indalecio, Guadalupe y Amelia Chávez Luna.

Otro Presidente Municipal, de quien queremos hacer memoria, es el señor Ignacio Cervantes, hijo del Gral. Trinidad Cervantes, a quien ya hemos mencionado.

Don Ignacio Cervantes, fue hombre de pocas palabras, serio y respetable en su trato. Su modo de hablar un tanto precipitado y trastabillante,  hacía a veces adivinar, más bien, que oír lo que decía. Con todo eso, supo imponerse siempre con su carácter firme y demostrar de diferentes maneras, su deseo de servir al pueblo.

Entre sus trabajos, el más representativo y digno de recordarse, fue el de empedrados en la casi generalidad de las calles del pueblo, para lo cuál, contrató una cuadrilla de maestros, especializados en éstos menesteres, que levantaron planos, nivelaron las calles y les dieron, la nueva formación, que las hizo aparecer más espaciosas y libres. Ésta conformación, consistió  en quitar la corriente, el declive hacia la mitad de la calle, según una modalidad de aquel tiempo, en casi todos los pueblos de Zacatecas.

Cómo sucede siempre, hubo mucha resistencia de parte de algunos vecinos, que sentían, que el gasto les resultaba pesado, dadas las dimensiones de sus propiedades con vista a la calle. El Presidente, tuvo que mantenerse resuelto y enérgico en su determinación y esto, le acarreó más de alguna crítica y animadversión, sentimientos que luego decrecieron, hasta convertirse en aprobación  y reconocimiento de una obra, que mejoró enormemente, el aspecto exterior del pueblo.

Otro Presidente, de cuya obra pueden dar testimonio todos los habitantes actuales del Teúl, fue el señor Leopoldo Castro Mayorga, quien fungió de1965 a1968.

Sin duda, que muchos teulenses se sorprendieron de la labor, el entusiasmo y dinamismo que el señor Castro Mayorga, puso al servicio de ésta comunidad. Esto fue así, por el natural reservado, que lo caracterizaba. Una o dos palabras y ya estaba dicho todo; pero eso sí, grande energía y una decisión resuelta, para llevar adelante lo que se proponía, cualesquiera que fueran los obstáculos.

No podremos presentar completa la hoja de sus realizaciones, sino enumerar aquellas que más saltaron a la vista y que vinieron a satisfacer un anhelo de muchos años. Se cuenta en primer lugar, el piso de mosaico en los corredores de la Presidencia, limpieza de muros, remozamiento de las arquerías de piedra y modernización y funcionalidad de todas las oficinas Municipales, Estatales y Federales, que quedaron, hacia el interior de la misma Presidencia.

Arreglo del jardín interior de la Presidencia con plantas de ornato, traídas especialmente y la colocación en el centro, de un busto del Gral. González Ortega. Así también, la serie de pinturas murales en las paredes interiores de los corredores y en la principal de la Sala de Cabildos, con escenas y figuras destacadas, del movimiento revolucionario, entre las que aparecen con especial importancia, las de los Caloca. Probablemente, estas pinturas, no pueden ser consideradas como expresión de lo más fino y excelso en el arte, sí son interesantes, como documento histórico, que muestra gráficamente, los nombres y los hechos de que se enorgullece éste pueblo.

Se dio atención, al estado general de la plaza principal, conocida aquí como “plaza de arriba”, a la que se dotó de nuevas bancas de granito en sustitución de las bancas de fierro que dejaban ver las lastimaduras del tiempo. También el quiosco fue repintado y remozado totalmente. En la “plaza de abajo”, se colocó una serie de juegos mecánicos para niños, que fueron recibidos con el aplauso sincero del vecindario. Se arreglaron convenientemente, los pozos de agua de beber, de manera, que ofrecieran las mejores condiciones en cuanto a pureza e higiene; se construyó la caseta para pasajeros en el Campo de Aviación y se reconstruyó la sala de entrada al Camposanto, con piso, pintura, y se arregló al frente, un jardín que hace menos deprimente y tétrico, el acceso a éste lugar.

Hubo un sentir general de aplauso y aprobación, al señor Leopoldo Castro Mayorga y a su prematura muerte, poco tiempo después, de haber dejado la Administración Municipal, fue objeto de sincera y general condolencia.

El período anterior, correspondió a la Profa. Ma. Refugio Ríos, muy identificada al pueblo, por su importante labor en el campo educativo, sus notables dotes magisteriales y el grado de cultura y de capacitación profesional que adquirió. Gracias a su esfuerzo y cumplida asistencia, a los cursos promovidos por la Secretaría de Educación y por el Departamento de Educación del Estado, pudo obtener aparte de su título de Maestra Normalista, el título de algunas Especialidades.

Un ángulo interior, de los corredores de la Presidencia Municipal, una obra realmente hermosa, que enorgullece al pueblo y presta amplitud y funcionalidad, a las oficinas públicas.

De acuerdo a su dedicación por el desarrollo escolar, promovió la Srita. Ríos, ante el CAPFCE, la construcción de una magnífica escuela secundaria, amplia, luminosa y con numerosas aulas, patios, jardines, canchas de juego, salas, e instrumental de laboratorio. También intervino, en la construcción de las nuevas escuelas privadas para niños y para niñas, del sistema Estatal y Federal.

En el curso de su administración, se consiguió, por fin, la forma de suministrar agua potable al pueblo, intento que venía alargándose, desde hacía más de diez años, con dos o tres fallidas perforaciones de pozos profundos, en la falda del cerro, y en Los Trigos. En vista de todos esos fracasos, se optó por limpiar, acondicionar y abrir, un canal limpio, desde los manantiales de La Haciendita, hacia un depósito, que se puso en el punto, a donde pudo llegar el agua por gravedad; de ahí, por bombeo, se le pasa al tanque construido en las faldas del cerro, de donde se desparrama ya por las tuberías, a más de trescientas tomas domiciliarias, que hay en la actualidad.

Otra mejora de este período administrativo, consistió en la pavimentación de la “plaza de abajo”, que había servido tradicionalmente para el tianguis de los domingos; ésto sobre todo, en los tiempos en que el comercio de esta plaza, atraía a gentes de todos los alrededores. Unos fresnos mancos, ramajes descarnados y troncos podridos, fueron sustituidos, por árboles nuevos en cajetes de cantera, que dan al conjunto, un aspecto de plazuela colonial muy lúcida.

Se colocaron faroles en algunas esquinas con dispositivo electrónico, para encenderse y apagarse automáticamente, amén de algunos otros trabajos de acondicionamiento, de las oficinas municipales, y sobre todo, la ordenación cronológica del archivo del Registro Civil y demás libros del Ayuntamiento.

Así queda, una rápida visión, de lo que ha sido el trabajo de los Presidentes Municipales, en esta galería de “Gentes del Teúl”, que va a completarse, con una serie de anécdotas de personajes, que se han caracterizado, con alguna nota en particular y que ha proporcionado para este libro, el Dr. Porfirio Villegas Luna.

Anuncios

5 comentarios

  1. Indalecio Chávez Luna era tío de mi abuelita Guadalupe Chávez Núnez de Mesa de Núñez Florencia Zac. Eleazar Rodríguez Mojarro desde Santa Ana Ca.


  2. Gracias por la informacion en este libro. Mi abuelo fue de Teul y su familia vivieron en Teul por muchos anos. Los nombres de nuestra familia de Teul son Magallanes, Castaneda, Lozano, Muro, Arellano, Llamas o Lamas, y Robles. Hemos estado en los Estados Unidos por mas que cein anos. Parece que tenemos dos personas que se llamaban Pedro Castaneda. Busco informacion sobre el Pedro de Castaneda el qual recevio titulo para millipas.

    sinceramente,
    Rosa María Ybarra-García


  3. Hola me gustaria tener comunicación con Rosa Maria Ibarra garcia….


  4. Indalecio Chavez Luna era padre de Lucila Chavez. quien es mi abuelita, el era mi papá grande de quien estamos muy orgullosos



Responder a blanca muro Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: